Giros negros

giros-negors

GIROS NEGROS.

Hoy una buena parte de la población, de los medios de comunicación y de los políticos, usan estas palabras como una definición a bares, discotecas, cantinas, tables, night club, centros nocturnos, antros, afters, casinos y en definitiva todos aquellos negocios que tienen una licencia de alcohol por parte de los municipios o autoridades.

Esta definición cuando se usa se me hace un acto de racismo y de discriminación, que afecta no solo a los clientes, sino también al personal que trabaja en estos establecimientos y a los empresarios que arriesgan su dinero para invertir en este tipo de negocios. Tal como si fueran parte de otra sociedad, a los que una buena parte de la sociedad usa en forma hipócrita para señalarlos y hacerlos una causal de daños, hasta el punto de considerarlos delincuentes comunes.

Cuatro acciones definen de forma directa este tipo de negocios: Alcohol, tabaquismo, drogadicción y prostitución. Cuatro enfermedades sociales que deben tratarse en forma diferente y que corresponden al libre albedrio de las personas y a su derecho individual de ser el propietario de su vida al igual que el responsable de sus acciones.

Aquí corresponde generar las leyes para controlar en lo posible estas enfermedades. Se debería considerar que hacen otros países y en qué forma han logrado reducir el efecto. Por ejemplo, en EEUU la ley seca se extendió desde el 17 de Enero del año 1920 hasta el 5 de Diciembre de 1933. Cuando se aprobó la famosa ley se pronunciaron estas palabras:

«Esta noche, un minuto después de las doce, nacerá una nueva nación», declaró el senador Andrew Volstead, impulsor de la nueva norma, con optimismo. «El demonio de la bebida hace testamento. Se inicia una era de ideas claras y limpios modales. Los barrios bajos serán pronto cosa del pasado. Las cárceles y correccionales quedarán vacíos; los transformaremos en graneros y fábricas. Todos los hombres volverán a caminar erguidos, sonreirán todas las mujeres y reirán todos los niños. Se cerraron para siempre las puertas del infierno.

Al final y durante toda la década de los 20 la sociedad reconoció que era peor el remedio que la enfermedad, un giro de 360 grados que termino aprobando el uso de alcohol previa licencia expedida por el gobierno para controlar los lugares de expedición y cobrar impuesto de mayor nivel para crear una infraestructura necesaria para prevención de esta enfermedad.

Mi opinión es que la solución no es prohibir, si el gobierno considerara que el remedio es cerrar las fábricas de producción y envasado de bebidas con alcohol, aparte del significado de la pérdida de empleos y recaudación de impuestos, la historia probablemente se volvería a repetir. Industria, producción y reparto ilegal de las mismas, así como la creación de un mercado negro fuera de la ley. El consumo estaría basado, además del instinto al consumo de lo prohibido, al derecho que cada ciudadano siente que tiene a que respeten su voluntad y sus derechos individuales a decidir su vida.

Los daños del tabaco en la actualidad son reconocidos mundialmente. Hay más de mil millones de fumadores en el mundo. Un informe de la OMS en el  año 2013 comenta que el 50 % de los consumidores está destinado a morir a causa del tabaco. No podemos contradecir informes científicos ni estudios hechos con seriedad y conocimiento, el tabaco al igual que otros, causa enfermedades mortales.

Hoy quizás la pregunta sería: ¿Causaba el mismo efecto con anterioridad? La verdad es que el tabaco se conoce hace unos 5000 años antes de Cristo. En Europa empezó sus efectos posterior al descubrimiento de América. En principio se vio al tabaco como una planta curativa y medicinal. Su evolución, sobre todo con la creación del cigarrillo, fue el inicio de una espiral de estudios que constataban la peligrosidad para la salud del cuerpo humano, hasta llegar a conocer sus efectos a todos aquellos que están cerca de un consumidor.

De nuevo, la prohibición de su consumo no es la solución. Los humanos queremos vivir nuestra propia vida a pesar de las consecuencias, por lo que las leyes podrían ayudar, primero en el control de las plantas productoras exigiendo un producto de calidad y de menor daño. Algo que a pesar de las denuncias hechas por los consumidores, no se ha tenido muy en cuenta, quizás porque los intereses y el potencial de los fabricantes tiene un peso en las economías de la mayoría de los países fabricantes. La realidad es que deberíamos tener leyes drásticas que confieran al cuidado de la sociedad y obligar a la prohibición del tabaco según la elección de los locales, de esta forma la ciudadanía elegiría libremente donde estar, en lugares de fumar o de no fumar. No hablamos de espacios separados, sino de la elección del consumidor a poder estar en un lugar donde goce de libertad para fumar o para no hacerlo a expensa de sanciones de relieve.

La drogadicción en un tema aparte, la gran mayoría de países del mundo la tiene prohibida. La generación de un verdadero mercado negro detrás de su consumo es un hecho que encumbra a grandes fortunas detrás de la comercialización de la misma. La realidad es que ya muchas naciones apuestan por su legalización y la recaudación consabida de impuestos.

Activistas e instituciones de los derechos individuales apuestan por una legalización que apruebe la tenencia de las mismas. El argumento central está basado en el derecho fundamental para que cada ciudadano pueda elegir como quiere llevar su vida. Lo que incluye la obligación del estado por respetar la voluntad de sus habitantes. Otro fundamento se basa en la eliminación de cárteles y mafias que deberían regularizar su situación creando industrias formales y dentro de la ley.

Hoy son catorce países los que tienen leyes de legalización de drogas, cada vez se van sumando más a esta petición. Solo los que no quieren ver se muestran necios ante una petición polémica por los daños causales que representan, aunque es de tontos no ver que cada vez el consumo de drogas aumenta, volvemos a la expresión que la prohibición es una invitación al consumo.

Quienes proponen la legalización de las drogas apoyan diferentes razones (económicas, morales, éticas, médicas) con objetivos diversos. Los objetivos más comunes son:

  • Legalización: Asume que las drogas se consumen y es necesario establecer un marco legal que las regule.

  • Descriminalización: Trata de recaudar impuestos y evita la corrupción política y policial que las drogas provocan.

  • Reducir el número de muertes violentas: En Centroamérica, los cárteles de la droga son responsables de más del 60% de las muertes violentas en los países que sirven de puente en el trasiego de drogas hacia Europa y Estados Unidos. La guerra contra el narcotráfico en México hasta el 2011 ha dejado más de 45,000 muertes violentas, entre ellas de muchos civiles e inmigrantes. La descriminalización y regulación tiene como objetivo desfinanciar a los carteles y con ello facilitar a los gobiernos el combate a los crímenes (secuestros, extorsiones, blanqueo de dinero, etc.), fruto de tales actividades ilícitas.

  • Racionalizar las leyes. Carece de sentido, y es contrario a la confianza del público en sus gobiernos, que sustancias legales — el alcohol, el tabaco — son notablemente más dañinas.

Por último, no podemos dejar de un lado la prostitución, el oficio más antiguo en el mundo. En países como Holanda,  Alemania  y Suiza  tienen una legislación que les permite no solo ejercer este oficio, sino que  tener seguridad social y retiro, un negocio legal en la que están obligadas a cotizar y pagar sus impuestos. En otros países se permite, aunque con regularizaciones, por ejemplo Suecia, Noruega e Islandia se castiga al que compra el servicio y no a quien lo ejerce. Ucrania, Rusia y otros países del este europeo se les aplica una multa administrativa, situación que genera la corrupción dentro de la policía.

En otros países la prostitución es legal siempre que sea por consentimiento individual de quien la ejerce, teniendo una labor importante en erradicar la trata de blancas y el sometimiento de la mujer a voluntades ajenas a la misma.

En toda Sudamérica está permitida, aunque se hace especial hincapié para prohibir la prostitución infantil. Sea como sea la prostitución está permitida en forma legal o ilegal en todo el mundo.

Estas serían las peticiones de la agrupación de trabajados dedicados a la prestación de servicios sexuales.

Las trabajadoras del sexo demandamos:

. Reconocimiento legal y social de la prostitución como trabajo, teniendo en cuenta la diversidad de condiciones en las que se realiza.

. Derechos sociales y laborales para las trabajadoras sexuales.

. Cambios en la Ley de Extranjería que garanticen la posibilidad de residencia legal y de trabajo para las mujeres inmigrantes. No confundir “trata” con trabajo sexual.

. Que la legislación se realice teniendo en cuenta los derechos  y la voz de las trabajadoras sexuales.

. Las licencias que se concedan para montar locales de alterne deberán dar prioridad a los locales autogestionados y a las cooperativas de trabajadoras sexuales. Nunca se concederán a trusts o personas con antecedentes penales. En los locales serán siempre las trabajadoras quiénes decidan las prácticas sexuales y quiénes elijan a sus clientes.

……….no queremos una ley que incluya:

Controles sanitarios obligatorios.

. Registro oficial como prostitutas.

. Impuestos especiales.

. Zonas exclusivas de ejercicio del trabajo sexual.

Como verán en todos los temas con los que se ataca a los establecimientos para llamarlos giros negros, la mayoría de ellos son un cumulo de situaciones que se están estudiando ya en el mundo, sobre todo por los países más avanzados, basados en el fundamento de los derechos individuales de los que deben por derecho disfrutar las personas según su libre albedrío. Es de poco gusto por parte de autoridades y ciudadanos señalar no solo a los establecimientos, sino a todo el personal que labora dentro de los mismos como comercios fuera de la ley, ser tratados como delincuentes y mostrar símbolos de racismo a pesar de ser ciudadanos legales y negocios establecidos que contribuimos a la economía, de municipios y gobiernos.

En pocas palabras debemos de dejar de ser hipócritas. Ver las cosas como son. Legalizar es una solución, hacerlo bien es la mejor medida. Crear impuestos y evitar la economía informal son los objetivos a perseguir. Legislar ante las posibles consecuencias que causan la formalización cada vez más aceptada en el mundo de tabaco, alcohol, drogas y prostitución. Proteger a la ciudadanía es en si la medida más importante que se puede hacer, con sanciones fuertes para aquellos que quieran estar al margen de la ley y que no respetan el derecho ajeno.

Se esperaría que a partir de este pensamiento lanzado al entendimiento dejen de llamarlos giros negros y los mencionen por lo que somos y su definición en diccionario.

2 Comments

  1. Reply

    Quisiera trabajar con ustedes me gusta su mundo y actualmente no cuento con contactos ni recursos económicos, soy la represalias de gobierno y no me dejan trabajar en mi categoría de ingeniera.
    Ver en YouTube tecleando cv Laura dcontreras y verás a lo que me dedico, puedo distribuir las películas porno e inclusive encargarme de la proyeccion de películas de clasificación ” c” como gerente en al.fun cine para adultos siempre con mucha discreción
    Soy de mente muy abierta y me encanta ese medio.

    Saludos

    • SAMATO junio 16, 2021
      Reply

      Nuestros negocios solo son de venta directa a público. Hasta ahí llegamos, De momento no hemos pensado en otro tipo de giro.

Leave your comment