gobernadores-y-peña-nieto

Corrupción una enfermedad de México.

gobernadores-y-peña-nieto

Cuándo preguntamos por los males de nuestro país, la respuesta más repetida es: “CORRUPCIÓN”.

G56ar56ip56or56o

Para ser más concreto y con datos en la mano, México, según el Índice de Percepción de la Corrupción de Transparencia Internacional solo obtuvo una calificación de 35 puntos sobre 100 y ocupa el lugar 95 de 168 naciones inspeccionadas.

Dentro de los países de la OCDE (Organización para la cooperación y el desarrollo económico), donde pertenece, nuestra patria se consolida en el último lugar con 35 puntos sobre 100. La percepción indica que los países con PIB per capita más alto en su promedio tienen menor corrupción, los más pobres son en realidad los más corruptos, por lo que las perspectivas para los mexicanos no son nada buenas si seguimos con gobiernos como los actuales.

Otro dato importante es la percepción que se tiene sobre las instituciones, en una valoración del 0 al 5, donde el 5 significa muy corrupto y el 0 nada corrupto, estas fueron las valoraciones: Partidos Políticos: 4,6. Poder Legislativo: 4,3. Ejercito: 3,2. ONG: 3,2. Medios de Comunicación: 3,6. Sector Privado: 3,5. Poder Judicial: 4,3. Policía: 4,6. Servidores Públicos: 4,5. Las cifras hablan por sí solas, nadie se salva, la corrupción está en todas partes, se ha hecho omnipresente, su presencia es ya un hecho inamovible en cualquier dependencia. Se ha vuelto parte de nuestra cultura, de nuestro ser del día a día, aunque parezca mentira nos hemos acostumbrado a vivir con ella hasta hacerla imprescindible.

 

En la última encuesta de la INEGI en el año 2015, la corrupción ocupa el segundo problema más importante, solo por debajo de la inseguridad, para mí una causal de la misma y por encima de problemas tan preocupantes como el desempleo y la pobreza, verdaderas causas a combatir, a las que hoy les damos menos importancia, dadas las cifras engañosas que maneja el gobierno y sobre todo a la premisa de mantener un pueblo pobre pero sin hambre para poder mantener su monopolio político.

Un ejemplo del manejpobreza_urbana-movilo político se ve claramente en el D.F. donde la percepción de la misma (corrupción) es del 95.1 % de sus habitantes en contra del 88,8 % del resto de los estados en su promedio, aun así el partido en el poder sigue siendo el mismo, su acción siempre ha sido la misma, generar prácticas de populismo con pequeñas cantidades de subvención para las clases menos agraciadas, consiguiendo de esta forma el voto mayoritario en las urnas, su primer practicante Andrés Manuel López Obrador, dejo tal recuerdo sobre este tipo de acciones, que hoy ya representando otro partido como el de MORENA, entidad que apuesta seriamente para ganar la gubernatura, ya olvidaron el endeudamiento del D.F. y los casos de corrupción con las obras que en él se hicieron, Delfina Gómez parece ser su candidata. Solo la oposición de Josefina Vázquez Mota ex candidata presidencial por el PAN, podría tener cierta oportunidad a pesar de estar abajo en las encuestas pero con un signo ascendente, en un escenario en donde el PRI presentaría a Alfredo del Mazo, mientras el PRD perfila a Juan Zepeda. Ninguno de ellos puede ser considerado una pera en dulce, pues todos están señalados de corrupción y malos manejos de dineros y fondos.

Ahora sí que podríamos comentar, ojala, Don Porfirio Díaz (1830-1915), presidente de México en 7 ocasiones, se levantará y pusiera orden a este país que tanto lo necesita, hiciera respetar nuestra constitución y erradicara a toda esta manada de aprovechados que tenemos repartidos en todos y cada uno de los rincones más recónditos de esta nación. El PRI, es y será por años, todavía el que tiene más individuos reclutados, sus tentáculos no dejan un rincón sin control, son 70 años de experiencia interrumpida, no hay duda de que donde hay un interruptor, hay un priista que lo prende, aunque otros partidos ganen gubernaturas o incluso la presidencia, su aparato es tan amplio y controla de tal forma el movimiento general total que casi es imposible quitarle el poder aunque ninguno de sus hombres esté al frente. Su poder se basa en una frase del mismo Porfirio Díaz, haciéndose entender bien a las claras: “Perro con hueso en la boca, ni muerde ni ladra”. El PRI sabe repartir huesos suficientes, para que su pueblo, sus seguidores e incluso su oposición no se den a notar.

BufJ5uQIEAIdGGnAdmiro a Abraham Lincoln, ex presidente de EE.UU., sobre todo una frase que siempre he tenido grabada: “Ningún hombre es lo bastante bueno para gobernar a otros sin su consentimiento”. Hablaba de consentir a las demandas de su pueblo, aquí se piensa que el consentimiento viene dado por el resultado de unas elecciones y a partir de ahí se puede hacer lo que viene en gana, no importa el qué, no autorizan la vigilancia del pueblo y su negativa a ser mal gobernados, se la sacan y perdonen la expresión: “De que se quejan, si ellos me eligieron”, saben, tienen razón, me recuerdan un video que se hizo popular cuando agarraron a un borracho y él se excusó: “Pa que me invitan, si ya saben cómo soy”. Verdad dicha por un pobre alcohólico, que lejos de ser invitado a dejar la enfermedad, fue invitado a más fiestas por su popularidad, ¿les recuerda algo?

Eduardo Punset, catalán nacido en Barcelona, escritor, jurista, economista y político se expresó en cuanto a los políticos, diciendo: “Los hombres movidos por ideales dejan de interesarse por la política”. Esa puede ser una de las causas fundamentales para encontrar buenos candidatos, para estar en ella en ciertos países como el nuestro hay que entrarle, no puedes permanecer ajeno, solo naciones con una alto índice educativo en su población lo consiguen. Vean ustedes sino la lista de las diez mejores: Singapur, Finlandia, Países Bajos, Suiza, Bélgica, Dinamarca, Noruega, Australia, Nueva Zelanda e Islandia. Ahora hagan un pequeño ejercicio de memoria e indíquenme algún caso de corrupción que recuerden en alguno de ellos y que haya quedado impune. La realidad nos impone, no es nuestro caso. Somos el último lugar como miembro de la OCDE, a pesar de gastar un total de 27848 dólares en educación por niño en su periodo comprendido entre los 6 y los 15 años.

 

Escribir un artículo como esté y no saber cómo proponer acabar con la corrupción, es algo normal, nadie lo admite y todo el mundo prefiere pasar de largo y no generar denuncias, ni aparecer en ellas, puede ser peligroso, solo con recordar como hay miles de cadáveres que acreditan este miedo al que tienen inmersos a todo un pueblo que mientras tenga un hueso prefiere pasar desapercibido, quizás la solución está en nuestra constitución, quizás a solución está en dejar de financiar a los partidos políticos, quizás la solución está en la igualdad del individuo como tal y sus derechos con respecto a la libertad de acción y expresión, quizás la solución está en campañas igualitarias con tiempos iguales en TV, Radio y Prensa para los candidatos sin financiamientos externos apoyados en la deficiente economía actual y al ahorro de dinero que se necesita para otro tipo de problemas, quizás la solución está en adquirir conciencia de lo que somos y comportarnos como tales.

compra-de-votosMientras tanto, la corrupción sigue galopante, tienta a todos, se hace cargo de todos, ensucia a todos, nos hace culpables a todos, no podemos quejarnos, tenemos lo que sembramos, recogemos el fruto de lo sembrado, nuestra cosecha tiene nombre, se llama corrupción.

Ante tal perspectiva, los mexicanos nos vemos obligados en un acto de responsabilidad ciudadana a votar al menos malo, con la esperanza de que se pueda generar un cambio que sabemos de antemano imposible, el país no lo olvidemos está endeudado por encima de los límites coherentes, los intereses de nuestra deuda colapsan las inversiones necesarias en infraestructura, educación, seguridad y salud. Los organismos oficiales, empresas paraestatales, entidades de gobierno se encuentran sin dinero ni métodos de reposición para ejercer sus funciones. Los estados están en la peor situación crítica que nunca han atravesado, habiendo obtenido deudas que son impagables. Los que aparecen para hacerse cargo de departamentos, entidades, gubernaturas, municipios, empresas, se hacen cargo de situaciones insostenibles que los conducen al fracaso directo por falta de recursos para sacar adelante sus encomiendas.

Todo ello y no lo olvidemos propiciado por una sola palabra que se extiende sin que nadie le ponga freno: “CORRUPCIÓN”.

Me despido con una frase mía que creo nos puede hacer tomar conciencia: “Quién dirige un pueblo tiene que ser el ejemplo perfecto para ser imitado en sus acciones, el pueblo siempre creerá que hacer lo que enseña su mentor es la mejor forma de salir adelante”.

 

 

0 Comments

Leave your comment