Conocer.

20170204_082235

Viajar y conocer.

20170204_082235

Tenía mis dudas con el título, sobre todo porque creo que viajar y hacer turismo son dos cosas diferentes. El que hace turismo se deja guiar, hace fotos y ve lo fundamental del lugar que visita, más tarde muestra sus fotos en cualquier medio de comunicación e indica su presencia en el lugar. Yo he sido en ciertas etapas de mi vida uno más de todos los que hacen turismo.

Hoy mi visión es otra, a pesar de estar programado por una agencia siento que he aprendido a viajar, me doy mi tiempo para escaparme y ver lo que no muestran, me mezclo con la gente y escucho, después comparo y por fin me hago una idea del entorno que he conocido.

Así han sido mis últimos 24 días que me han llevado a Chile, Las Islas Malvinas, Argentina y un toquecito suave de Brasil.

Acompañado por mi inseparable pareja (38 años y sigue enamorándome cada día) llegamos a Santiago de Chile, una ciudad agradable, limpia, con gente amable, trabajadora y cordial, presta a atenderte para hacerte sentir bien, mínimos problemas de seguridad, aunque la gente indica que en los últimos años han sentido que ha aumentado, más de 5 millones de habitantes en una urbe organizada, su centro de ciudad está lleno de pequeños comercios. Allí se puede visitar el Palacio de la Moneda, el museo de arte precolombino, la catedral, la plaza de armas en donde es un espectáculo ver su cambio de guardia y el museo nacional de bellas artes.

20170116_111508

El parque forestal, el cerro de San Cristóbal con su cremallera (pequeño trenecito de subida), su teleférico, el zoo y sobre todo su Iglesia y la estatua de la Virgen María lo hace un lugar genial.

La visita al edificio más alto de Sudamérica superior a los 300 metros con una vista espectacular de la ciudad es obligatoria al igual que su paseo por los más de 700 mil metros cuadrados  de tiendas, cines y restaurantes. Frente a él está la Costanera con su paseo de las esculturas al lado del Río Mapocho.

20170115_093341

Villa del Mar y Valparaíso fueron los siguientes escenarios, la primera hecha para las vacaciones, la playa, los hoteles, los restaurantes, las discos, con una historia reciente y famosa por los festivales musicales, mientras que al llegar a Valparaíso te encuentras con una ciudad con historia con más de 250 il habitantes que se mueven de acuerdo a su puerto, el más importante en esta zona, con un colorido especial y original en sus calles y construcciones, gente sencilla montada sobre lugares escarpados en donde se usan ascensores externos, como el del Peral o la Concepción, para que la gente de pie ascienda a su casa o lugar, con vistas sobre el mar y la ciudad, que mezcla lo español con lo británico en sus escenarios y donde no puedes dejar de visitar la Sebastiana, una de la tres casas de Pablo Neruda.

Fue en este puerto en donde iniciamos nuestra aventura en el crucero Princess Cruises. Cola interminable para más de 3 mil turistas de diferentes  nacionalidades, desde canadienses hasta japoneses, pasando por puertorriquenses y neozelandeses, todos queríamos algo de este viaje, sobre todo llegar al fin del mundo, la más distante de la civilización del lado sur, aquella donde solo los locos se aventuraron hace más de 500 años empezando por Magallanes. Allí donde los lobos marinos, las orcas, los pingüinos, las ballenas, los cormoranes, los manatís, los elefantes marinos y tantos otros que tienen su hábitat y sus espacios protegidos para evitar su extinción.

20170126_09512620170122_035501

20170122_035501

Lugares inhóspitos para habitantes arriesgados capaces de soportar temperaturas extremas, habitar sus regiones y hacerlas rentables en base a producciones de lana, de corderos, de pesca de una extraordinaria calidad en donde sobresale el salmón, el congrio, la merluza negra, el lenguado, la centolla, el langostino y la langosta, placeres culinarios que solo necesitan un asador, un punto de sal, aceite y unas gotas de limón combinado con algunas verduras de la zona para disfrutar su frescura y sabor.

Puerto Montt fue la primera parada, situado entre lagos y volcanes, con parques naturales, puedes pasear por su muelle, pintoresco, agradable con restaurantes locales de excelente calidad, sentarte frente al mar al igual que una de sus esculturas populares llamada por los locales el lugar de los besos, ver su catedral, su plaza de armas y el monumento a la colonización.

El frió se hacía sentir en el navegar de nuestro barco camino al sur, el glaciar Amalia nos hizo madrugar para poder apreciarlo desde cubierta, apareció entre la bruma y nos dejó ver su deterioro al soltar bloques de hielo sobre el mar para que fueran extinguiéndose poco a poco. Una grata experiencia por un lado y un amargo sabor al enterarme que los glaciales chilenos son comprados por japoneses para comercializarlos como agua. Cada vez más el comercio no tiene límites y nos demuestra que todo tiene un precio.

20170128_091759

20170124_152923

20170126_125128

 

 

 

Cape Horn situado en la isla de Hornos, un lugar casi inaccesible, muy expuesto a los elementos climáticos, situado en la Tierra del Fuego dentro de su archipiélago en la zona austral de Chile es el lugar más meridional de América que separa la Antártica de la Antártida. Tuvimos suerte y pudimos estar ahí, pisar su suelo y convivir con estos seres que lo habitan que me parecieron de extra mundo por las condiciones que soportan. Uno se da cuenta de lo bendecido que es por habitar en un país como el nuestro.20170123_063257

Llegar a Punta Arenas fue un revulsivo después de un día de mar, en donde todo lo que se podía apreciar era su inmensidad, podías estar en cubierta sentarte y sentirte un ser insignificante ante la inmensidad de tu visión, el silencio era un acompañante precioso para adentrarte a un mundo de pensamientos discernidos de un todo y al mismo tiempo nada. La línea infinita que se juntaba y armonizaba con el horizonte nos permitía ver sus cambios en el trascurrir del tiempo y creaba imágenes para que pudieras jugar con ella en forma indefinida e interminable, la expectativa de ver tierra, un pájaro o un delfín te hacían permanecer casi inmóvil ante la posible sorpresa, quizás en estos instantes entendí por momentos a Borges en su poema del mar. Una vez en tierra compartí mi tiempo en una tierra inhóspita con los pingüinos, esos seres animados capaces de robar con su simpatía cualquier entendimiento posible y saturarlos de un sentimiento especial hacía su raza.

Dejamos Chile para llegar a Ashuaia la capital de la Tierra del Fuego Argentina donde todo tiene la denominación del el fin del mundo, el tren, el museo, el faro. Este es su atractivo, estás al fin del mundo o quizás para ser bien expresado de la civilización. Sus vistas espectaculares, ver la cordillera de Martial como guardián de la ciudad y de su canal de Beagle son algo inconcebible. Fundada en 1884 sirvió como prisión de importantes y peligrosos presos para el país, hoy este escenario es un museo.

20170201_135536

Las Islas Malvinas nos recibieron en su capital de Stanley, pertenecientes a Inglaterra después de la famosa guerra con Argentina en 1982 en donde murieron más de mil personas de ambos países. Lugar de alta estima sobre todo antes de que se pusiera en marcha el canal de Panamá por su situación estratégica para el paso de buques del Pacifico al Atlántico y viceversa. A las islas llegas después de atravesar el paso de Magallanes en donde te pierdes visionando cordilleras, fiordos, glaciares, islas que te encuentras a tu paso. El cementerio, la iglesia, el museo y varias excursiones como Bahia Yorke es de lo poco que se puede visitar. Su población se siente totalmente británica a pesar que Francia, España y Argentina han sido países que en diferentes tiempos han tenido la posesión de las hoy llamadas Falkland Islands.

20170115_155259 20170204_063546-1 (1) 20170116_200941

Puerto Madryn, mi padre sol hizo que mi día se iluminara, la temperatura era agradable y una buena cantidad de gente habitaba sus playas, nosotros preferimos ir a la Península Valdés  declarada en 1999 patrimonio de la humanidad por la Unesco. Lugar habitual para las ballenas, orcas, delfines, los lobos y elefantes marinos, además de guanacos, liebres, zorros grises, avestruz patagónico, zorrinos, armadillos, cóndores, gaviotas y muchos otros, por desgracia en nuestra visita no pudimos ver ni orcas ni ballenas por no ser temporada. Hay grandes extensiones con más de 300 variedades de flora, la mayoría estancias dirigidas por migrantes italianos y españoles que han encontrado a pesar de la falta de agua potable (sus pozos son de agua sazonada) rentabilizar esta zona protegida con la cría de carneros y lana, todo por la calidad nutricional del agua y por la aceptación del agua por parte de toda a fauna que existe en sus territorios y que viven en una libertad total.

En ambos países pudimos compartir vida con la gente que vive en las afueras de las ciudades en ranchos o estancias, los caballos fueron un común denominador, en chile habituados a los rodeos como en México con diferentes suertes y en Argentina más con un mayor número de juegos con ellos como el aro y el arrastre. Comida sensacional con asados de carnes y con las famosas empanadas. Todo compartido con vinos de la región de muy buena calidad, El vino es fundamental en ambos países a pesar de la calidad de sus cervezas sobre todo las artesanales de la Patagonia.

20170120_093029

20170202_123741-1

Nos gustó Montevideo y Punta del Este a pesar de que no pudimos disfrutarlos, una avería de nuestro autocar no nos lo permitió, lo poco que pudimos ver fue maravilloso, disfrutamos del museo Ralli, algo único en escultura y pintura, y algunos parciales como playa brava, punta ballena y la mano de Punta del Este, me quedo pendiente una cita con Uruguay.

En el ambiente culinario nos pudimos dar cuenta que la parte del Atlántico es mas de carnes y el Pacifico tiende a los pescados y mariscos.

Buenos Aires nos recibió con los brazos abiertos, empezamos con el barrio del Tigre, la Boca, con su calle del caminito y el estadio de la Bombonera, el obelisco y el teatro Colón, la plaza de Mayo, el jardín japonés, los rosales, el cementerio de la recoleta y un montón de parques, plazas e iglesias que hacen de esta ciudad un lugar ideal, con un ritmo europeo, con turismo incipiente, con un buen número de barrios seguidos y muchos espectáculos para el ambiente nocturno, teatros, tangueras y restaurantes ofrecen variedad suficiente para no aburrirte. Además centros comerciales de excelente nivel como Galerías Pacifico, Alto Palermo y Abasto, con cinemas y lugares especiales para niños además de las mejores tiendas de todo tipo de productos.

20170118_083527

El punto final lo cerramos en Iguazú, una población excepcional llena de maravillas, con pasado y también con un futuro turístico prominente, el primer día nos fuimos por nuestra cuenta a ver el lugar en donde en un pequeño espacio visual se juntas tres fronteras, Paraguay, Brasil y Argentina.

Es difícil describirles las sensaciones de estar ante unas cascadas inmensas consideradas como una de las maravillas de nuestro planeta, enmudeces y te quedas en el más absoluto silencio solo roto por el movimiento de las aguas, primero ves desde el lado albiceleste la inmensidad de su caudal y su grandeza, al día siguiente lo haces desde el lado carioca para emplazarte en la garganta del diablo. Con recorridos espectaculares en la misma selva, cruzándote con animales que son parte de las 450 especias que conserva este parque repartido por dos naciones, una biodiversidad en donde es fácil ver a tu alrededor los monos, cuatíes, lagartos que se combinan con las orquídeas, los tucanes y las mariposas, difícil poder ver al jaguar, tapir, ocelote muy escondidos entre su vegetación natural selvática.

20170204_111835

 

20170205_071737

 

Toda esta zona con gran actividad turística de más de un millón y medio de visitantes anuales tiene una predisposición innata hacia la gente que llega a visitarlos, gente sencilla y humilde que te indican otras actividades y lugares que visitar como el pueblo de madera o las minas de piedras.

Antes de irnos visitamos una churrasquería brasileña con todos los cortes de carne en espadas posibles y un espectáculo excepcional en donde no falto un mariachi para nosotros los mexicanos.

20170203_184018

Adiós para este conocer nuevo para mi esposa y un servidor, salpicado de buenos momentos y otros que son parte del entender todo lo que puede acontecer en un trayecto de estas características, quizás en nuestra forma de entender hubiéramos deseado ver más, estar más en tierra, pero el barco tampoco nos trató mal, todos los días con espectáculos nocturnos de primer nivel, diferentes eventos con concursos, cómicos y conferencias ( un recuerdo especial para el escritor argentino Santiago Kovadloff, que me hizo disfrutar de tres charlas que valen por sí solo el viaje), restaurantes con excelente comida, casino y discotecas donde el cansancio no nos dejaba llegar, albercas, spas, yacusis al aire libre con temperaturas no muy hechas para los que habitamos en Veracruz, en fin, conocer, conocimos, hoy nuestra naturaleza humana tiene una mayor imagen de los lugares visitados.

20170206_121130

20170206_104048

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

20170204_06371120170123_112315
20170204_153821

 

 

 

 

 

 

 

 

0 Comments

Leave your comment