Conocer mundo: Nepal.

DSC01901

Nepal

Cuando llegas a su capital Katmandú, te das cuenta en su mismo aeropuerto de que es un país todavía sumido en el pasado, a pesar de tener acceso para las visas por medio de computadoras anticuadas, todos los trámites son manuales para su pago y entrada, la recogida de equipajes después de pelear más de 2 horas por la visa es manual, sin bandas de transporte, en un espacio reducido por la cantidad de gente que se acumula. Un pequeño inconveniente que vale la pena pagar para descubrir este país.

La ciudad habitada por más de un millón de habitantes, está muy supeditada por los daños ocasionados por el último temblor ocurrido en el año 2015, donde no solo hubo la perdida de numerosos palacios, templos y edificios, sino que además se calcula la muerte de más de 7000 personas. En plena reconstrucción sobre todo de la plaza Basantapur  Durbar, la torre Dharahara o el templo Manakamana, lugares en los que se reúnen miles de turistas anualmente y que dan vida a una preocupante economía nepalí.

DSC01984

En Nepal tuvimos la gran suerte de gozar de un guía excepcional llamado Dinesh Maharjan que nos acompañó en todo el viaje y nos mostró no solo la parte turística del país y de la ciudad, sino que nos enseño la verdadera vida de esta nación con ausencia de mar pero magnificencia de montañas y ríos.

Hay varias cosas que no te puedes perder y que intentaré relacionar aunque no sea en el orden que lo hicimos, pero si remontándome a los recuerdos que todavía se pasean por mi mente, hay que visitar su barrio de Thammel, lleno de callejones solo transitables por bicicletas, triciclos y gente de a pie, quizás el más turístico por la gran cantidad de tiendas que hay, en donde puedes encontrar todo lo imaginable y más, es imposible salir de él sin comprar algo, nosotros nos llevamos un hermoso cuenco, al que descubrimos un sinfín de posibilidades para eliminar dolores corporales, un medio de sanación maravilloso exento de medicinas, el colorido de todo es impresionante, los tapetes, cuadros, figuras, en fin de todo y para todos, siempre con precios negociables.

La plaza Dubar a pesar de estar en plena reconstrucción es una en las que observas mayores templos, palacios y templos, sobre todo el palacio real de Hanuman Dhoka,  hoy ya considerado patrimonio de la humanidad. Swayambhu, el famoso templo de los monos, un lugar en dónde hay que subir 365 escalones, situado en lo alto de una colina al Oeste de la ciudad, puedes ir a ver el amanecer y ver sus panoramas, realmente maravillosas. Otro de los lugares que no puedes dejar de ver es el barrio de Patan, su contenido cultural es fabulosos, lleno de edificaciones, es recomendable tomar algo en algunas de sus terrazas convertidas en restaurantes y ver el bullicio que poco a poco va tomando con el pasear de las gentes.

No te puedes ir de esta urbe sin antes visitar el templo Boudhanath Pashupatinath, la estupa esférica más grande de Nepal. Ver circular a los visitantes a su alrededor mientras repiten su famoso mantra Om Mani Padme Um, es un atractivo más.

DSC01846

La visita al templo Pashupatinath a las orillas del río Bagmati, un lugar destinado solo a los hiduistas fieles de Shiva que solo puedes ver a distancia, sin poder entrar en su interior.

DSC02066

Viajando por carretera fuimos al Parque Nacional de Chitwan, creado en 1973 y declarado patrimonio de la humanidad en 1984. Su visita constituyo un homenaje a la naturaleza, a pie, en canoa y en elefante recorrimos la selva en su interior, vegetación de todo tipo y fauna, ciervos, monos, pavos reales, gavilanes, garzas, golondrinas, martines pescadores y patos fueron las especies animales más vistas junto a la diversidad de plantas y árboles que están alrededor del río Narayani-Rapti, me encanto ver a rinocerontes en su estado natural al igual que observar el árbol de la sal, nos faltaron los tigres y las serpientes cobra real y pitón, animales muy difíciles de ver en su estado de libertad.  Fue una buena experiencia que nos acercó a la naturaleza y que en la visita a pie al interior de la jungla nos proporcionó más de un sobresalto.

DSC02237

En la noche pudimos ver un espectáculo de bailes tradicionales en la población de Sauraha, un pequeño pueblecito de una sola calle, con bares y tiendas para atención al turismo. En las orillas de su río se puede observar cómo se realiza el baño de los elefantes en donde puedes participar y convivir con él, algo que genera una experiencia muy particular, además de agradable.

Pokhara fue el lugar de despedida de Nepal, desde esta ciudad tomamos una avioneta para ver algunas de las montañas más altas del Himalaya, la vista de las cumbres Dhaulagiri, Annapurna y Manaslu por encima de los 8000 metros, algo realmente sensacional, la vista desde el aire del lago Phewa es un consuelo también, una excursión realmente calificada y de buen gusto. En Pokhara visitamos también las cataratas de Patala Chango muy espectaculares e impresionantes.

DSC01783

Obligada la visita a la Pagoda de la paz mundial, una estupa budista diseñada para proporcionar un foco para la gente de todas las razas y credos, amantes de la paz y el bienestar mundial de toda la humanidad. Esta pagoda que forma parte de otras muchas construidas, 80 en total, por Nichidatsu Fujii (1885-1985), un monje budista de Japón.

Adiós Nepal, grata impresión de un país capaz de superar la crisis en base a su trabajo, paciencia y consistencia para lograr sus objetivos.

DSC01834 DSC01837 DSC01838 DSC01854 DSC01979 DSC02156 DSC02630

 

 

Leave your comment