La conexión

Empresa y deporte, dos ideas compatibles.

trabajo en equipo, la unión conlleva al éxito | 880

Hace unos años decidí cursar la Carrera de Director Técnico. Al principio, y dado el perfil para posibles aspirantes, pensé que en poco o nada me podría ayudar. La realidad fue totalmente diferente, no sólo amplió mis conocimientos en relación con mi deporte favorito, el fútbol, si no también respecto a mi relación con mis negocios.

Una de mis mayores satisfacciones fue escribir durante este periodo, y debido a las enseñanzas recibidas este periodo escribí el libro Factor humano…¡Nunca, nunca, nunca…me daré por vencido!, una edición de 1000 ejemplares, realizada por Garanty Publicidad, que se agotó en poco tiempo.

Este libro trata del desarrollo de los valores no cuantitativos, pero si tangibles, que podrían hacer competitivo a un equipo a pesar de la diferencia aparente que pudiera haber entre dos formaciones. Tal como ocurrió con la victoria de Uruguay sobre Brasil en Maracaná, por citar uno de los ejemplos más directos.

Hoy, al dar un repaso al mundo empresarial en busca de frases que motivaron la formación de equipos competitivos en los diferentes departamentos de las empresas, nos damos cuenta cómo han influido grandes entrenadores de diferentes deportes (Vince,Lombardi, Don Shula, Jorge Valdano y Pat Rally, entre otros.) con sus frases siempre en referencia al poder que se obtiene cuando se es capaz de conjuntar a todos en uno solo: el equipo. Así, me di cuenta de que no existen grandes diferencias entre alcanzar el éxito en un equipo deportivo, una gerencia o departamento de una empresa.

Una vez que obtuve mi título, siendo el primer lugar de mi generación en el último módulo, hice mis pinitos dirigiendo al conjunto Huracán de Tlapacoyán, zona Oriente de la Tercera División Profesional. Afortunadamente, se obtuvo éxito en la primera campaña, tan excelente que todavía se recuerda en el lugar. Fuimos finalistas de un total de 156 equipos repartido por toda la geografía mexicana.

Por ello propongo ahora recordar el decálogo de premisas clave para alcanzar esos resultados en un equipo novato:

  1. Que los componentes del equipo tuvieran un perfil que permitiera la unión como equipo.
  2. Desarrollar al máximo sus cualidades y definir sus funciones de acuerdo con sus características.
  3. No crear elementos imprescindibles.
  4. Utilizar los elementos de banca en rotaciones constantes.
  5. Crear una competencia sana entre sus componentes.
  6. No crear falsas expectativas ni metas a largo plazo.
  7. Ser respetuosos con las reglas y las normas de la entidad.
  8. Respetar y aprender del rival sin importar el resultado.
  9. Resaltar y aplaudir los triunfos y virtudes y corregir los fracasos o defectos.
  10. Siempre estar dispuesto a dar el extra.

Si analizamos uno por uno de los puntos mencionados nos daremos cuenta de que no difieren de un plan para poner en marcha un buen hacer en una gerencia, sección o departamento de la empresa en la que trabajemos o dirijamos.

Veamos cómo podríamos transformarlos en función de aplicarlos en el ámbito de los ejecutivos:

  1. Analizar, valorar y sustituir si fuera necesario, al personal actual para que reúnan el perfil adecuado de acuerdo con las necesidades de la compañía y su desarrollo actual y futuro, en áreas de la formación de un equipo de trabajo unido, con coincidencia de ideas y espíritu.
  2. Colocar a cada uno de los elementos seleccionados en el puesto que sea más acorde para el desarrollo de sus cualidades, teniendo en cuenta que no se paga por lo que se sabe, si no por aplicar en su máxima expresión los conocimientos que se tienen. El desarrollo de los dones naturales produce que un elemento trabaje con gusto y esté en constante evolución en su desarrollo.
  3. En el personal no debe haber imprescindibles, por lo que el conocimiento general de las funciones debe ser del dominio del resto de los compañeros. Es importante tener manual global de trabajo en el que se indiquen las funciones individuales y globales, al igual que el diagrama de flujo de documentos que se utilicen dentro del área y su vinculación con el resto.
  4. Es importante que para mantener un rendimiento óptimo se intercambien los puestos de trabajo entre el mismo personal, esto rompe la monotonía y aumenta la creatividad, gracias a la novedad que representa el cambio de labores con conocimientos generales.
  5. Todos los profesionales deben tener claro que su desarrollo es observado y es motivo de premios y ascensos, y que su labor, si está bien realizada, es apreciada y su trabajo no es en vano. Esto genera una competencia sana, fuera de envidias y recelos. Lo óptimo es el ascenso de la gerencia, departamento o sección por sus logros frente a la competencia o bien por su rentabilidad dentro de la misma compañía.
  6. En el mundo de los negocios las faltas expectativas, que por regla general no se cumplen, crean pesimismo y generan derrotas causadas, en general, por el desánimo de sus trabajadores. Por ello, las metas deben ser factibles y a corto plazo. Así sus éxito o consecuciones levantan la moral y proporcionan el ánimo para alcanzar lo siguiente. Esto es algo que llega a convertirse en una costumbre y que otorga grandes beneficios a la empresa.
  7. Los términos de la igualdad deben ser una constante para la armonía y la convivencia, si todo el personal, sin excepción, cumple con las reglas y normas de la compañía se sienten en igualdad de condiciones y trabajan con la misma perspectiva.
  8. El mayor aprendizaje de cualquier compañía está en el estudio de la competencia: aprender de sus triunfos y fracasos es un gran paso que ayuda a no repetir la historia y ese conocimiento significa siempre estar un paso adelante.
  9. En cualquier área de la entidad se debe mantener siempre la moral a tope, para ello es importante estar constantemente animado y ensalzando los aciertos y corrigiendo los errores en privado y como algo que nos puede pasar pero que no debe volver a suceder. Los errores individuales nunca deben ser discutidos en público, los generales se deben combatir con terapia integral, siempre con honestidad y justeza, buscando lo positivo y eliminando lo negativo.
  10. Todo equipo de trabajo debe estar dispuesto a dar el extra cuando la situación lo requiera, sin importar el sacrificio que conlleve, motivado única y exclusivamente por el intento, y posteriormente por el resultado alcanzado. Esto debe realizarse como un signo de orgullo y satisfacción propia.

La similitud de este decálogo con el anterior es indiscutible: cambia la terminología pero su sentido es casi el mismo. Usted puede ser el director técnico que necesita su empresa para guiarla al éxito tan necesario en estos tiempos, donde sólo los preparados y dispuestos a enfrentar el riesgo alcanzan las cuotas de mercado necesarias para un buen funcionamiento.

boletin-entrada-550-61

DIEZ PREMISAS PARA EL ÉXITO DE UN GRUPO

  • Perfil de los integrantes adecuado a las necesidades del grupo.
  • Cada uno ocupa el lugar que merece en función de su capacidad y aplicar las cualidades que posee.
  • Nadie es imprescindible.
  • Intercambiar los puestos es un estímulo a la creatividad del conjunto.
  • La labor de todos y cada uno es apreciada y ello implica frutos para todos.
  • Tener metas factibles y a corto plaza.
  • Mantener el equilibrio en el grupo respecto de la igualdad de condiciones.
  • Conocer los errores y aciertos propios y ajenos para evitar estancamiento.
  • Ensalzar los aciertos y corregir los errores con honestidad y justeza.
  • Los fines y el logro de los mismos indica el sacrificio a realizar y el orgullo a conquistar.

 

Leave your comment