¿Y tú cuantos clientes tienes?

n

¿Y tú cuantos clientes tienes?

 

La crisis ya es algo habitual en las economías modernas. Afecta a todos por igual, no importa el país, o el continente, ni siquiera su moneda o su gobierno, tampoco la religión imperante o el color de su piel.

aPor regla general los primeros afectados y que lo resienten son los establecimientos de servicio o venta al público, las empresas establecidas tienen por lo general sus departamentos financieros que les ayudan a salir adelante en este tipo de situaciones a no ser que la crisis se agudice y se prolongue más de lo debido y se caiga en economías sin sustento como en los casos de Nicaragua, Bolivia, Cuba, Belice, Venezuela o una gran mayoría de los países africanos.

Para estos tipos de comercio en los que la venta al menudeo del producto que sea depende de una clientela fiel y continua, enfrentar esta crisis cuando escasea el dinero en la calle, depende en forma inmediata de la actuación urgente y puesta en marcha de un plan que afecte lo menos posible.

Yo creo como muchos otros, en dos puntos fundamentales para enfrentarla:

1.- Mantener los precios, o incluso si es posible dependiendo el margen de utilidad bajarlos o generar ofertas de gancho atractivas para mantener la clientela o incluso conseguir nuevos.

2.- Mantener a los clientes, una labor fundamental y que depende de diversos factores que repercuten en todo el personal laboral de atención al público, ya sea una tienda, un restaurante, una farmacia o una discotequera. No importa el giro siempre y cuando sea de contacto directo entre cliente y colaborador.

h

Descubiertos estos dos factores, surge una pregunta directa a nuestros empleados, que nos llevan a un análisis completo de recomendaciones para poder hacer efectivas las dos primeras premisas y completar un plan de choque ante la posible o efectiva crisis económica y de mercado.

¿Y tú cuantos clientes tienes?

Fundamental cuando un negocio a pesar de conservar los precios y aplicar promociones ve como su facturación inicia una gráfica descendente, la pregunta es directa y tiene una derivación importante con un solo objetivo principal: CONSERBAR A TUS CLIENTES.

¿Cómo podemos hacerlo?

Les propongo algunas medidas sencillas que podrían influir para que podamos revertir situaciones y seguir dominando el mercado en el que estamos establecidos. Tómenlo como una charla directa a todos ustedes que están siempre trabajando en forma directa con sus clientes.
n

1.- Conoce a tu cliente.

Debes saber siempre quién es tu cliente, que busca en tu negocio, porqué viene y que pretende de él para ser un protagonista continuo. Una de las principales razones por las que fracasan los negocios es sin lugar a dudas porque no escuchan a sus clientes y por lo mismo solo ofrecen lo que está a la mano. Esto genera menos inconvenientes pero no atiende las necesidades que busca del consumidor. Conocer a los clientes es un trabajo psicológico que se debe realizar a la hora de atender y satisfacer. Si conoces a tu cliente vas a saber siempre como recibirlo, como tratarlo y que ofrecerle, siempre en los tiempos oportunos. Los clientes no son solo el patrimonio de la empresa, lo son también de los trabajadores. Ellos mantienen una constante de ingresos que repercute en todos y a favor de todos.

2.- Se siempre el mismo.

Para poder ganar un cliente fiel a tus servicios debes ser tú mismo siempre, es decir una persona que siempre actúa de la misma manera, sin cambios de humor, ni de carácter, además debes ser siempre así, no solo con algunos clientes, sino con todos los que tengas la oportunidad de servir. Cada cliente nuevo que atiendas es una oportunidad para aumentar tu cartera. El cliente siempre debe ver a la persona que ya tiene definida, por eso busca la atención y el servicio. Él sabe en su interior que va a recibir las mejores propuestas de consumo, que lo mantendrán informado de las promociones que le puedan gustar y que nunca va a ser engañado dado la confianza que le ha otorgado. Su tranquilidad tanto a la hora de consumir como de pagar debe ser absoluta y además crearle una satisfacción que no solo lo invite a regresar para poder mantenerlo, sino que nos recomendará para poder aumentar nuestro número de clientes. Algo debe quedar claro, en nuestros puestos de negocio debe respirarse honestidad.

  1. Has sentir único a tu cliente.

Lo más importante es que tu cliente se sienta único, cuando el cliente llega a nuestro negocio debe olvidar todas sus preocupaciones, debe entrar al cielo de las satisfacciones, sin problemas, con atención, con seguridad, sabiendo que en este lugar lo tratan como si fuera el único cliente al que se  debe atender. Esa es la sensación que debe sentir: SOY ÚNICO. Esa sensación hace que por lo general quieran compartir esta satisfacción con sus amigos, para que sientan las preferencias que tienen siempre con él. Esta es una oportunidad para seguir aumentando nuestra clientela. Es importante que ese trato especial no sea solo con él, sino con cualquier posible cliente que entre al lugar.

r

4.- Que debo hacer yo.

A.- Incrementa tus relaciones con los clientes. Sé agradable siempre. Hazle saber tu nombre.

Y si es posible recuerda siempre el de tu cliente, esto genera seguridad y adicción al lugar.

B.-Dedica tiempo y esfuerzo a las relaciones con tus clientes. Es tiempo que da dinero.

Ya sea a través de comisiones o propinas, lo que inviertes en el cliente siempre genera beneficios, siempre he tenido la idea que los clientes no solo son el patrimonio de una empresa, sino también de uno mismo.

C.-Prepara el trabajo preliminar. Visualiza como generas la atención.

Es importante ver en tu mente como atiendes y en forma posterior ponerlo en práctica.

D.-Mantén una comunicación fluida. Sin complicaciones, fácil y a gusto del cliente.

Nunca hay que llevar la contraria, es importante dejar hablar y escuchar, solo intervenir cuando hay conocimientos de por medio y siempre que no contradiga la opinión del cliente.

E.-Actúa con valores. No le falles, sé honesto y fiel. No mientas nunca.

Una mentira siempre genera perjuicios en tu contra, actúa con la verdad y siempre con sinceridad, no te comprometas o prometas algo que no está a tu alcance.

F.-Nunca dejes ir a un cliente. Dale siempre una opción que le pueda convenir.

Siempre tienes que tener un as bajo tu manga para intentar convencer a tu cliente que eres la mejor opción.

G.-Cultiva la relación mediante la comunicación. Que se sienta a gusto, nunca incómodo.

Tus primeras palabras con un cliente son de suma importancia. De inmediato esto genera comodidad y seguridad a tu cliente.

H.-Culmina de buena forma. Da las gracias e invítalo a regresar.

Un gracias por su preferencia y un lo espero cuando usted lo decida son premisas importantes para hacer que tu cliente sepa que tu establecimiento es el de su preferencia y que es el lugar al cual regresar cuando necesite los productos que ofreces.

Espero que esto pueda servir para que aunque la crisis sea una realidad, lo veamos como una oportunidad de fortalecernos, de aprender y luchar por nuestros objetivos con mayor fuerza para superar cualquier circunstancia por ajena que parezca.

 

Leave your comment